Diseño de interiores: la Ventana de Marcel Benedito

Diseño de interiores: la Ventana de Marcel Benedito
Casa Sardinera de Ramón Esteve. Foto: Mariella Apolonio

miércoles, 9 de septiembre de 2015

¿Tu casa es "hygge" o estás en la prehistoria?

Los daneses me dan mucha envidia, pero no porque sean una comunidad extremadamente avanzada que disfruta de una razonable paz social, culturalmente desarrollada, económicamente apacible y, encima, feliz como para salir en las estadísticas de felicidad europeas por encima de todos. Ni siquiera me dan envidia por esas series de televisión fantásticas que le plantan cara a los canales de cable americanos. No es eso. Me dan envidia porque poseen una palabra en danés que no tiene traducción en nuestro idioma: “hygge” (pronúnciese “jeigue” para molar un poco).

 
 Proyecto: Ben van Berkel de UNStudio, cortesía de la revista Casa Viva

Es la primera vez que la oyes… Ya. Yo la oí ayer y no me la he podido quitar de la cabeza. Deja en paz la Wiki que ya me adelanto con la definición. Hygge es una cualidad que significa algo así como crear una atmósfera cálida en la que disfrutar de las cosas buenas de la vida en compañía de gente que nos interese. Tan sencillo y tan difícil como eso. El resplandor cálido de una vela es hygge. Una larga y alegre sobremesa con los amigos discutiendo de cosas intrascendentes o importantes es hygge en estado puro. Pasear con tu perro al atardecer a la orilla del mar es muy hygge. Conocer rincones secretos de una ciudad y disfrutar de la hospitalidad de sus gentes es más hygge que la Sirenita de Copenhagen, que ya es decir.


¿Qué no es hygge? No hace falta que enumeremos cosas que no se acercan a esa cualidad, porque todos las tenemos presentes, especialmente si vivimos en una gran ciudad abrumados por el stress y la contaminación. Lo que me interesa es que los amigos daneses definen una atmósfera emocional con una sola palabra, lo que indica lo importante que es para ellos.
Nosotros no tenemos una palabra tan expresiva y completa como esa; lo que más se acerca es confort que es un término muy chato. Pero los ingleses que se las dan de “british” tampoco les alcanza con “cozy atmosphere” y los franceses se quedan atrás con “ambiance chaleureuse”.


El foco ahora está puesto sobre el aspecto emocional de los interiores. Y lo que más nos interesa de las posibles emociones que nos puede disparar un espacio para vivir, un hotel o un restaurante es que sea hygge. Que sea capaz de esponjar nuestro espíritu, de dejarnos disfrutar del silencio o convertir la conversación en música. Que nos enriquezca como personas y nos ayude a crecer. Un espacio con vocación de hacer feliz a su contenido que somos nosotros.
Se acabaron las discusiones victorianas sobre estilos decorativos, las buenas intenciones de los arquitectos modernos que pretendían democratizar los entornos, las tonterías sobre el minimalismo en decoración y los estomagantes discursos sobre mestizaje y vintage. Chorradas de ascensor para entretener al respetable. Cagar y envolver, que dicen los castizos.


Al poner la atención sobre esos valores (mientras a alguien se le ocurre la palabra adecuada), los arquitectos e interioristas trabajan con un punto de vista específico que, al final, producirá espacios hygge. A ver si el triunfo indiscutible de la estética nórdica en todo el mundo se debe a ese plus de hygge que lleva en sus genes.
Como sabemos bien, las cosas que no tienen nombre no existen, así que, una vez más, declaro mi más rendida admiración a un pueblo que no sólo sabe disfrutar de una tarde de verano a la fresca con una copa de vino y una conversación agradable, sino que, además, la identifica sin problemas y le sobra tiempo para inventar una palabra que la defina. Aprendamos de los que más saben.


3 comentarios:

  1. Amén, hermano. Precisamente descubrí también el término el otro día y estoy preparando una entrada en la que defiendo esa postura: ¡hay que copiar a la bestia! Y sí, ellos tienen un máster en decorar para vivir, no para ostentar... Pues a ver si aprendemos.

    Acabo de conocer tu blog y estoy disfrutando como una enana de cada post, qué gustazo da leerte.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias... ahora mismo voy a echar un vistazo al tuyo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Traducción: acogedor.

    ResponderEliminar